Ono no Komachi – 820 – ?


KOMACHI:

Pienso, si arrastrada por la marea
como un junco cortado de raíz,
pudiera regresar.
Pero no hay olas que pregunten
ni corriente que las anime.
Hace tiempo, altiva,
coronada por largas trenzas y suaves bucles,
caminaba como un tierno sauce
mecido delicadamente por el viento.
Hablaba con la voz del ruiseñor
que acaba de beberse una gota de rocío.
Era más encantadora que los pétalos de una rosa silvestre
en su esplendor, justo antes de desgajarse.
Pero ahora me he vuelto aborrecible peor que las asquerosas hembras
salidas de lupanares, y ellas y todos los hombres
se vuelven desdeñosos hacia mi.
Días y meses infelices unos tras otros se suman.
Estoy vieja. Llego casi a los cien años.
En la ciudad le temo a los ojos de los hombres
y al anochecer los oigo murmurar “¿es ella?”
Hacia el oeste, con la luna, me arrastro
desde la encumbrada Ciudad de las Cien Torres.
Ningún guardia me interrogará. Ningún cuitado peregrino
me desafiará: y aún así tendré que caminar
escondida bajo la sombra de los árboles.

 

 

.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s